¿Y el Estado de Derecho?

 | Columnas

viernes, 14 de diciembre de 2018
Imagen de Editorial
EDITORIAL
¿Y el Estado de Derecho?
Por  Editorial  10 de Octubre de 2018, 11:00 pm

Las leyes se crearon a partir de la necesidad de establecer el orden en la sociedad y garantizar la sana convivencia entre los individuos. A este estado cuyo poder y cuya actividad están regulados y garantizados por ley, se le denomina Estado de Derecho. Sin embargo, éste estado de derecho ha sido vulnerado, cuando el propio Estado, ha sido incapaz de cumplir con sus obligaciones frente a los ciudadanos, de modo que éstos últimos, terminan por infringir las leyes, bajo el pretexto de cubrir lo que el gobierno no ha hecho.

Alguien en redes sociales decía que el problema no es si se viola la ley es simplemente que hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos....si realmente nos viéramos como hermanos sería todo diferente. Por eso mucho más excelente es la virtud del que permanece fiel a la práctica del bien, aunque el país se halle carente de leyes y sufra una deficiente administración...y los países libres son aquellos en los que son respetados los derechos del ser humano y donde las leyes, por consiguiente, son justas.

Guillermo Raúl Cepeda, advierte en su colaboración en Nexos, que “la tradición jurídica y los usos informales que subyacen en nuestro marco institucional son muy importantes. Sin embargo, la mayor parte de los incentivos a violar la ley que actual­mente podemos apreciar en todos los ámbitos de la sociedad, tienen que ver más con nuestro desempeño institucional y sistema político recientes, que con la tradición y fusión entre tlatoanis y virreyes. Además, la respuesta a un cambio de incentivos es, en la mayoría de los casos, inmediata. Podemos ilustrar este argumento con un par de ejem­plos: es frecuente ver que los mismos mexicanos que nos arremolina­mos en el acceso a un avión en un aeropuerto nacional, nos cedemos el paso y aguardamos nuestro turno en la siguiente escala internacional, o bien, el mexicano que, súbitamente, al cruzar la frontera deja de arrojar basura en la calle. En estos casos, ¿ha ocurrido algún severo e irrepara­ble cambio cultural?, ¿se ha alterado la información genética al cambiar de latitud? No, simplemente se han cambiado los incentivos, se sabe de la existencia de reglas y de un sistema de vigilancia y coacción competente”.

Por eso, cuando vemos ambulantaje y/o comercio informal, sistemas ilegales de transporte como los llamados “mototaxis”, gestores en las oficinas gubernamentales y sistemas privados de recolección de la basura, entre otros, que en esencia violentan normas básicas y elementales de nuestro país, más allá de las infracciones cometidas por quienes los practican, tendremos que observa la inoperancia de los gobiernos para satisfacer las necesidades básicas de la sociedad que representan.

Bajo esta premisa y siendo que la administración que encabeza Cuauhtémoc Blanco, tiene como frase principal “Morelos Anfitrión del Mundo”, lo primero que se deberá restablecer es el Estado de Derecho y para ello el gobierno tendrá que cubrir lo básico en cuanto a los servicios públicos y establecer orden desde el aparato gubernamental. De Modo que, por ejemplo se brinde un transporte de calidad y según las condiciones del lugar, a todos los habitantes de las localidades de la zona sur y oriente del estado, en donde se utilizan los “moto taxis” pero también se geste lo necesario para que las posibilidades laborales sean para el mayor número de los morelenses y más justas.

Entendamos que si hay seguridad y orden, hay posibilidades de inversión, lo que a su vez genera alternativas laborales, y con ello se provoca desarrollo económico. Así, si el gobierno cumple lo que le corresponde, lo demás lo haremos los ciudadanos. Pero no podemos exigir que la sociedad cumpla leyes, cuando los primeros en violarlas son los propios gobernantes.

 

Anteriores

14 de Diciembre de 2018
11 de Diciembre de 2018
10 de Diciembre de 2018
9 de Diciembre de 2018