Sospechas en el Legislativo

 | Columnas

Miércoles, 14 de November de 2018
Imagen de David Alanis
MIRADOR 21
Sospechas en el Legislativo
Por  David Alanis  7 de Noviembre de 2018, 10:58 pm

A pesar de que el poder legislativo está integrado por 20 representantes populares -anteriormente eran 30-, sin duda, históricamente, un pequeño grupo, a veces tres, a veces cinco o incluso un poco más, son los que lo dominan; los que acuerdan y negocian con el Ejecutivo y el Judicial. Son también los que reparten las responsabilidades, sobre todo los beneficios económicos o en especie. Precisamente, como usted lo sabrá deducir es a ese grupito al que le toca más; generalmente lo integran los representantes de grupos o las fracciones parlamentarias.

Si revisamos el tema polémico de los últimos 10 millones de pesos que presuntamente se repartieron al final de la pasada Legislatura local, los más favorecidos fueron precisamente los que coordinaban al resto y los que ocupaban posiciones importantes como la Comisión de Hacienda, cuya firma es obligatoria para todo lo que tiene que ver con el manejo de los recursos del poder legislativo.

A la llegada de la 54 legislatura, fueron varios los que intentaron encabezar un liderazgo natural en la nueva sede de Amatitlán, algunos de los cuales ya se presentaban, sin haber tomado protesta aún, como quienes ocuparían la presidencia de la Mesa Directiva y recibían incluso a los medios de comunicación y algunos empresarios, con la finalidad de comenzar a negociar acuerdos comerciales para el que suponían sería su futuro inmediato.

Sin embargo, a dos meses de arrancado la nueva legislatura, se alcanzan a identificar tres diputados que se están disputando ese “multiasediado” liderazgo natural, y lo están haciendo con todo lo que está a su alcance, sin importar que los trabajos para los cuales fueron elegidos, se encuentren literalmente detenidos. Esta disputa está entre quienes constitucionalmente ocupan las posiciones legales de liderazgo; es decir, la presidencia de la Mesa Directiva y la presidencia de la Junta Política, Alfonso de Jesús Sotelo y Tania Valentina Rodríguez, respectivamente. pero hay un tercero en discordia y no es Javier García, mucho menos Ariadna Barrera o el propio Marcos Zapotitla, quien por cierto, como la India María “ni de aquí, ni de allá”. Se trata del ex colaborador de Alfonso Sandoval Camuñas, es líder del Partido Morena y ahora diputado del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, José Casas. Efectivamente, este diputado ha sido quien con astucia se ha encargado de filtrar información privilegiada que emana de las entrañas del poder legislativo y al mismo tiempo ha ido dosificando, a través de sus “amigos” información sobre las revisiones que desde la Entidad Superior de fiscalización, a cargo de Vicente Loredo, se aplicaron a la administración del tabasqueño Graco Ramírez.

Recordemos que recién había tomado protesta como diputado, José Casas, a quien le gusta más que le digan pepe, irrumpió en la ESAF y según el dicho de los trabajadores de ese organismo, sustrajo de forma ilegal documentación que se encontraba en esas oficinas.

Después de ese incidente ni el auditor, ni el diputado tocaron el tema, quizá porque llegaron a un acuerdo. Quizá, sólo estamos suponiendo, el diputado se comprometió a no atacar al auditor, como lo ha hecho, y a cambio el auditor le proporcionaría todas las documentales con las que pudiera comprometer a su ex jefe Graco Ramírez, como también parece que está sucediendo (insistimos, es una suposición). Sin embargo, cada semana “los amigos” de “Pepe” han ido publicando datos importantes y reveladores sobre las auditorías al gobierno de Graco, las cuales son sustentadas con documentales propias de la ESAF, oficios y carpetas que si son parte de una investigación, debiesen mantenerse en sigilo, por lo que todo lo contrario significa una violación flagrante al debido proceso y hasta, por qué no, un aviso para Graco y sus compinches, para que sepan por donde cubrirse. Lo jurídico, creemos que jamás se podrá litigar mediáticamente, quererlo hacer, sólo revela una intención de querer llamar la atención, es pues un protagonismo bárbaro, sin sentido.

Así que si los presidentes del congreso, Tania y “Ponchito”, se preguntan quién está generando los mensajes sobre una ruptura al interior del poder que representan, no tienen más que ir a la fuente de donde salió “el rumo” porque enseguida comprobarán que las sospechas son más que eso, son pura verdad…

Anteriores

13 de Noviembre de 2018
12 de Noviembre de 2018
12 de Noviembre de 2018
10 de Noviembre de 2018
8 de Noviembre de 2018