Arrieros somos…

 | Columnas

martes, 25 de junio de 2019
Imagen de David Alanis
MIRADOR 21
Arrieros somos…
Por  David Alanis  20 de Mayo de 2019, 08:48 am

“Comienza haciendo lo que es necesario, después lo posible y de repente estarás haciendo lo imposible”. San Francisco de Asís

 

El olor a tinta y papel, así como el sonido estruendoso de una rotativa en marcha es como un poema para el alma de quienes hemos tenido la dicha de trabajar en el diarismo. Por eso aun con todo y las nuevas tecnologías de la comunicación todavía existimos los románticos que preferimos leer una buena nota informativa en un periódico impreso. Justo por este sector que afortunadamente se resiste a desaparecer vale la pena cualquier esfuerzo por lograr que el diarismo en pleno siglo XXI no sólo no desparezca, sino que cada sea fortalecido con mayores y mejores contenidos.

Por esa razón, hace poco más de un año comenzamos una hermosa travesía, nada sencilla, más bien harto compleja, pero muy satisfactoria. Un grupo de empresarios, hombres arriesgados, que decidieron asentar una importante inversión en la entidad, prueba de su confianza en la tierra de Zapata, coincidieron en que era buen momento para que La Jornada Morelos regresara al lugar forjado por casi 20 años, pero que lamentablemente fue interrumpido por un gobierno que daba a manos llenas a sus “secuaces” o a sus “focas aplaudidoras” como el mismo tabasqueño Graco Ramírez les llamó, pero que castigaba con toda su fuerza a quienes le cuestionaban. Por eso tras dos años de receso, todo se enfocó en una sola meta. Así, mientras comenzábamos las primeras pruebas, ya conformado un primer reducido equipo de “diaristas” conjugados con los empresarios, vimos y sufrimos de todo. No faltaron aquellos que incluso soltaron la carcajada al saber de la intención de regresar, entre ellos algunos “ex jornaleros”. Otros que vieron que el esfuerzo era real, buscaron, incluso quisieron seducir, con “dinero del erario público” a los empresarios, con la idea de manejar para su beneficio el nuevo impreso de La Jornada Morelos. Pero nada hizo cejar el deseo y los objetivos claros que tuvimos desde la primera ocasión en que Mario Salgado, nuestro Director General, en una charla me planteó la posibilidad de alcanzar un gran sueño.

A este sueño se unieron de una forma magistral los hermanos Crisanto: Miguel y Arturo, quienes desde el primer minuto con la creación de los “domi” para la autorización del Consejo Editorial de La Jornada imprimieron su experiencia y pasión en el proyecto. Mientras tanto, una pieza fundamental en la construcción de esta casa, nuestra jefa de información, Dulce Maya, incansablemente y con gran emoción apoyaba en la construcción del equipo de reporter@s, mientras redactaba cuanta nota informativa se podía para alimentar las primeras pruebas.

Del primero de mayo al 18 de mayo del año pasado, con la primera plantilla de reporteras, integrada por Yoshira Fernández, Violeta Luna, Dulce Valdepeña, Minerva Delgado, Mitza Pérez y desde luego Dulce Maya, sin dejar de mencionar a nuestro gran amigo reportero gráfico Margarito Pérez Retana y al maestro de los trazos, nuestro cartonista Miguel Ángel, se hicieron tantas pruebas como se pudieron, mientras el equipo de editores y rotativas batallaban con el manejo de las plantillas y la calibración correcta de la gran rotativa. Sudamos y sufrimos muchas veces. Varios del equipo durante varias noches seguidas no pudieron dormir salvo algunos minutos; el tiempo lo teníamos encima y las ganas por salir a veces nos frustraban. Pero finalmente, un 19 de mayo del 2018, en los puestos de periódicos de todo el estado volvió a verse en las “tijeras” La Jornada Morelos. Muchos no lo podían creer y otros decían, “poco les va a durar el gusto”.

Justo iniciamos en medio de un proceso electoral histórico en el país, que en el caso de Morelos enfrentó una elección de estado, por la gran cantidad de dinero que literalmente “tiró” el hijo de doña Elena Cepeda, Rodrigo Gayosso Cepeda, candidato del Partido de la Revolución Democrática a la gubernatura. Enfrente además teníamos un gobierno que dos años atrás había sido el verdugo y opresor de La Jornada Morelos, por lo que hizo todo lo que estuvo a su alcance para evitar que empresarios o incluso otros órganos públicos pactaran algún acuerdo comercial con esta casa. Sin embargo, con la terquedad de los empresarios y el amor por su trabajo de un gran equipo de redacción, logramos sobrepasar, incluso los fatídicos pronósticos de quienes no querían ver caer.

A todo este esfuerzo se han unido nuevas reporteras como Tirza Duarte, Mónica González y nuestro compañero de la zona Sur, Luis Moreno. Pero también muchos colaboradores “jornaleros de corazón” quienes se han fusionado como todos nosotros en esta hermosa casa que construimos con amor. Hugo Carvajal, Isaías Cano, Leonel Díaz Rogel, Luis Alcalá, Miguel Ángel Provisor, José Martínez Cruz, Juliana Quintanilla, Carlos Caltenco, Margarita González Saravia, Miguel Melo, el torero Arturo Casillas y el incansable Jesús Sedano, entre muchos otros que de forma directa e indirecta han estado siempre dispuestos a construir con nosotros la casa de todos…

Decía Khalil Gibrán que “trabajar con amor es construir una casa con cariño, como si vuestro ser amado fuera a habitar en esa casa” y eso hacemos todos los días en La Jornada Morelos. Nada es más emocionante que encontrarnos en la calle a personas de todas las edades con su Jornada Morelos en la mano. Definitivamente la mejor estadística que podemos tener es esa.

Por eso, primero, a título personal, aprovecho estas líneas para agradecerle a Mario, Arturo y Miguel su confianza y paciencia para con un servidor; gracias por hacerme parte de uno de sus sueños (aquí acompaño el agradecimiento para nuestra líder en La Jornada y un referente en el periodismo nacional, a la señora Carmen Lira y a todo el consejo editorial de La Jornada)… Dulce gracias por tu incansable apoyo, por tu lealtad y porque siempre das más de lo que se pide. Gracias Jesús y todo el equipo poblano por su invaluable labor y siempre claro compromiso. Desde luego gracias a este gran equipo de reporteras y reporteros, quienes incluso ante el riesgo no olvidan su gran vocación de informar. Les abrazo y les bendigo. Gracias a ese gran ejército de hombres y mujeres voceadores que siempre buscan llevar en su venta nuestro amado impreso.

Desde luego, gracias a todos aquellos que han hecho de La Jornada Morelos, su mejor herramienta informativa y desde luego gracias a todos los que no han creído en nosotros, porque eso nos ha afianzado en el reto de construir a pesar de y contra todo… Gracias a nuestras familias por el apoyo y la paciencia de esta “grande y hermosa locura” y por supuesto gracias a Dios por tanto…

Anteriores

22 de Junio de 2019
21 de Junio de 2019
20 de Junio de 2019
19 de Junio de 2019
18 de Junio de 2019