Cultura y agua capitalina

 | Columnas

martes, 25 de junio de 2019
Imagen de David Alanis
MIRADOR 21
Cultura y agua capitalina
Por  David Alanis  21 de Mayo de 2019, 09:36 am

En días pasados recibimos una denuncia por presunta censura de parte de quienes dirigen el Museo de la Ciudad de Cuernavaca, que a continuación expondremos tácita: “Se que reciben miles de mensajes pero ojalá pudieran leerme, es muy importante. Hoy, Día Internacional de los Museos, quiero dar a conocer está censura del arte y libertad de expresión; el día 16 de mayo se inauguró la exposición colectiva "Variaciones en la Ruta" en el Museo de la Ciudad de Cuernavaca, MuCIC, una de las piezas expuestas fue censurada horas antes de la inauguración, autoridades del museo desaparecieron el texto curatorial del artista y su ficha técnica, y faltando unos cuantos minutos para la inauguración la subdirectora amenazó que de no ser erradicada la pieza titulada "Aceptado" la exposición se iba a cancelar, se hizo caso al llamado pero aun así, a un día de la inauguración, la exposición ha sido "pausada" por parte de las autoridades del museo. Anexo el link de la página de la pieza, en la cual se encontrará el argumento curatorial y registro de todo. Ojalá se dieran la oportunidad de leer el argumento para entender el enojo del Museo ante la pieza que le daría la oportunidad a otros artistas de demostrar su talento. Espero pueda ayudarme dando difusión a esto, gracias. https://www.facebook.com/aceptadovariacionesenlaruta/” la denuncia la recibimos durante el fin de semana y según lo que se nos narra, el conflicto con las autoridades municipales comenzó desde el pasado 16 de los corrientes. Desconocemos a fondo el tema, pero exponemos lo que nos fue denunciado, en contra precisamente de Laura Patricia López Torres, subdirectora del Mucic. Hasta aquí la dejamos y esperamos que en los próximos días las autoridades en cuestión den una buena explicación sobre lo acontecido.

Hablando sobre temas del ayuntamiento de Cuernavaca, ayer pareciera que la estrategia del gobierno capitalino fue sacar los colmillos y las garras para atacar, quizá en su desesperación por lograr mayores ingresos económicos, vía los impuestos y los servicios. Mientras por un lado se anunciaba que todos aquellos que no han pagado su predial, corren el riesgo de perder su propiedad, por el otro además de sostener su incremento en la tarifa del agua potable, se apersonaron en las instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), para dar un machetazo a caballo de espadas. ¿Se imaginó usted que en alguna ocasión vería la situación a la inversa? Es decir, que sea el SAPAC, con históricas deudas con CFE, el que aplicara un corte por un adeudo muchísimo menor al que ellos mantienen con la paraestatal.

Pero eso no es todo, el secretario técnico del Sistema de Agua Potable de Cuernavaca, Marco Antonio Ponce Santiago, advirtió que el SAPAC se mantiene en una grave crisis derivado de la gran corrupción que “imperó en las administraciones pasadas”. Entonces, debido a eso y a su argumento de que Cuernavaca de agua de gran calidad y bajo costo, decidieron cobrarle a los ciudadanos capitalinos la factura. De modo que su incremento es para tratar de recomponer un barco que se encuentra al borde del naufragio.

En realidad, las autoridades del SAPAC no revelaron algo novedoso. Todos sabemos que se han cometido grandes y graves abusos contra ese organismo, pero hasta ahora no conocemos un solo ex funcionario que este bajo proceso o incluso en la cárcel. Ayer en una entrevista, el presidente municipal, Antonio Villalobos, advirtió que de su parte pondrán toda la información que se requiera para que se finque responsabilidad en contra de quienes hayan abusado del erario municipal, pero bueno sería que alguien le diga al presidente que ya están por cumplirse los primeros cinco meses de su administración y no ha pasado nada al respecto.

Sabemos que en general los Organismos Operadores de Agua, son para muchos municipios la caja chica de donde obtienen recursos para operar incluso campañas políticas y desde luego que a la presente administración le dejaron una situación muy complicada. Sin embargo, hay que decirlo que  los Organismos Operadores son organismos para-municipales que conforman un grupo bastante heterogéneo, con competencias técnicas, comerciales, financieras y administrativas muy diversas. Destacan por su desempeño a nivel nacional, como los mejores sistemas de gestión pública estatal y en orden de importancia Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey (SADM), en la segunda ciudad más grande de México; la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT) que opera los servicios en una región fronteriza del norte, en Tijuana, Baja California, centro maquilador, es reconocido como ejemplo de excelencia y el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (SAPAL) en la ciudad de León, Guanajuato, centro industrial de curtiduría y Zapatos, primer gran sistema descentralizado que escapo a la privatización de los años ochentas. Estos organismos han logrado asegurar la prestación de un buen servicio, ampliar las coberturas y mejorar la calidad, reduciendo las pérdidas en redes de abastecimiento e incrementando la recaudación, a pesar de que sus tarifas son más altas que en el resto del país. Estos sistemas operan sin subsidios, aunque todavía reciben recursos públicos para ampliar los servicios a las comunidades marginadas (Barkin, 2008). La pregunta sería ¿Y Cuernavaca para cuándo?

Pero en general estos organismos padecen serios problemas, en ellos, el horizonte de planeación es muy estrecho ya que el cuerpo directivo se renueva cada tres años con la llegada del presidente municipal; enfrentan deudas con la CNA y con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por derechos y tarifas no pagados; el costo de operación es mayor que los ingresos o éstos son apenas suficientes para cubrir los costos de operación básicos; las inversiones, si las hay, son resultado de largas gestiones con las autoridades federal y estatal para conseguir recursos a fondo perdido, dado que la mayoría no son capaces de generar recursos suficientes para ello. O como sucede en Morelos, que muchas autoridades municipales piden ejecutar las obras, para quedarse con los famosos “moches”. Se supone que uno de los objetivos prioritarios de los Organismos Operadores de agua en México es proporcionar los servicios a los ciudadanos, pero dada la difícil situación técnica y financiera de la mayor parte de ellos, se podría pensar que en el fondo no tienen los incentivos para prestar el servicio de manera eficiente, es decir con acceso universal, al menor costo posible y con una calidad adecuada. Los directivos de los organismos se preocupan más por tomar decisiones que tienen que ver más con la política pública del agua, que con la prestación adecuada de los servicios y, por lo mismo, dejan como objetivo secundario la gestión eficiente de la empresa encargada de brindarlos. ¿Le suena parecido?

Anteriores

22 de Junio de 2019
21 de Junio de 2019
20 de Junio de 2019
19 de Junio de 2019
18 de Junio de 2019