Revolución policiaca

 | Columnas

domingo, 18 de agosto de 2019
Imagen de David Alanis
MIRADOR 21
Revolución policiaca
Por  David Alanis  5 de Julio de 2019, 09:28 am

Además de las manifestaciones en diferentes puntos del país, sobre todo en el corazón de México por parte de elementos de la Policía Federal que se resisten a migrar hacia el nuevo esquema de seguridad llamado Guardia Nacional, la polémica sobre el tema en la agenda mediática y política se ha centrado en la efectividad de las fuerzas federales en el combate de la inseguridad. Personajes que incluso en su momento fueron muy críticos del actuar de los policías federales, de la noche a la mañana han cambiado su versión y se asumen como defensores de algo “que si ha dado resultados”. Entonces, la violencia, el derramamiento de sangre y los grandes abusos en materia de derechos humanos contra los mexicanos ¿son un buen resultado?

Ahora, también se quejan algunos de que si está militarizada la Guardia Nacional, como si desde el gobierno de Vicente Fox (2000-2006), pero sobre todo en el de Felipe Calderón y el subsiguiente de Enrique Peña Nieto, no se hubiesen distinguido por el uso de las fuerzas castrenses para contra atacar a la delincuencia organizada. Ahora bien, en el caso de Morelos, por lo menos los golpes más fuertes al hampa, fueron realizados por elementos de la Marina Armada de México y el resto por el Ejército, y cuando fue así siempre prevaleció la versión de que el modus se debía a que no se tenía confianza en las Fuerzas Federales y mucho menos en las policías locales.

Es más, los mandos estratégicos desde la conformación de la Policía Federal, provienen de la Marina y el Ejército, en razón precisamente de la disciplina táctica de los militares, que no se tienen en ninguna otra corporación mexicana. Que quede claro, no dudamos que en la Policía Federal hay elementos valiosos, hombres y mujeres con un gran amor por México, que no han escatimado en su entrega para mejorar las condiciones en materia de seguridad en nuestro país. Esos no sólo deben seguir sino que por su experiencia deben considerarse para ocupar mandos importantes dentro de la nueva estrategia. Sin embargo, el esquema como tal surgido en el 2009 con Felipe Calderón al mando como presidente, en 10 años, no ha dado los resultados que se esperaban y por el contrario, al grupo policiaco le rodea una nube de irregularidades.

En septiembre del año pasado, el periodista Tomás Borges escribió en el portal losangelespress.org  escribió sobre la Policía Federal, entre otras cosas que: “Gran parte del fracaso del Peñismo en materia de seguridad y que en campaña supo aglutinar para alcanzar la Presidencia de la República, tras fracasos sonados como el Caso Polet y las agresiones en San Martín Atenco, fue a que tras no poder crear su gendarmería como estaba previsto, creo una división con ese nombre, la cual desde su inicio ha sido un fiasco, por poner mandos ineptos y a que los gendarmes no han tenido la capacidad para resolver la encomienda que le asignaron, pese a presumir sus mandos y algunos elementos cursos en el extranjero (hasta en China), sólo para realizar funciones similares a las Fuerzas Federales de Apoyo, quienes son vistos como lo más bajo en la institución. Las fuerzas federales, creadas por Wilfrido Robledo, en ese entonces contralmirante, con personal proveniente de las fuerzas armadas, quienes tuvieron su bautismo de fuego y mediático en el 2000, cuando liberaron a la máxima casa de estudios de un grupo que llevaba más de un año parada las actividades de dicho centro de estudios.

Pese a las críticas en ese entonces, el operativo fue quirúrgico y se logró restablecer el orden en una de las universidades más emblemáticas de Latinoamérica, pero como en México, cada sexenio reinventa el país y lo que se hizo en su momento es denostado por los sucesores, las Fuerzas Federales dejaron de cumplir sus funciones y se les dio un trato vejatorio que existe hasta hoy a la fecha, gracias a que los mandos en turno, han hecho de cada una de sus divisiones, sus cotos de poder, utilizando los recursos humanos y financieros como de su propiedad, tal como lo hizo el denostado Genaro García Luna. Para muestra, el caso del subinspector Salvador Olascoaga, quien cada vez que un elemento de la escala básica solicita un permiso, amenaza al elemento con darlo de baja, bajo el añejo argumento de “primero está el interés institucional, sobre el interés personal”, sin que sepan estos sujetos llamados mandos (jefes) y cobran como tal, gracias al sacrificio de los de abajo”.

Por otro lado, en medio de la polémica de la subversión de Policías Federales, que incluso ha vuelto a colocar en la palestra el nombre del ex presidente Felipe Calderón, quien fue acusado por el propio Secretario de Seguridad del país, Alfonso Durazo, de estar detrás de las protestas, ayer comenzó a circular por las redes un texto sobre el rechazo social a los elementos federales: “El 11 de octubre del 2009 la policía federal tomaba las instalaciones de Luz y Fuerza del Centro por la fuerza, con violencia. A esa policía no le  importó que los trabajadores tuvieran derechos, golpeó y secuestró a trabajadores, impidió la manifestación pacífica  La policía federal utilizó toletes, gases lacrimógenos y toda arma que tuviera a su alcance para agredir a los trabajadores que defendían sus derechos laborales. Fueron cómplices el gobierno de Felipe Calderón. Nunca escuché decir a la policía federal que se estaban violando los derechos de los trabajadores, no escuché a la policía federal decir que se estaba despojando al pueblo de una empresa que fue creada no para lucrar sino para dar un servicio de energía eléctrica a un  bajo costo. No escuché la policía federal decir que los trabajadores y sus familias  tenían derechos... 44000 trabajadores golpeados 22,000 jubilados que intentaron manifestarse también fueron golpeados y no les importó que tuvieran edad avanzada. Hoy no se les está quitando la manera de vivir hoy se les va a hacer trabajar para el pueblo, no se les quitará su salario; solamente que tienen que ser una policía de acuerdo a la realidad del pueblo de México. Los que no estén de acuerdo porque no están acostumbrados a trabajar, a servir al pueblo de México que renuncien”.

Nosotros por nuestra parte no juzgamos, sólo manifestamos lo que prevalece sobre el caso, porque al final los resultados son el mejor juicio para poder definir si algo está bien o no…

Anteriores

16 de Agosto de 2019
15 de Agosto de 2019
14 de Agosto de 2019
10 de Agosto de 2019
9 de Agosto de 2019