Abusos “indígenas”

 | Columnas

domingo, 25 de agosto de 2019
Imagen de David Alanis
MIRADOR 21
Abusos “indígenas”
Por  David Alanis  17 de Julio de 2019, 09:04 am

Un hecho de tránsito en el que se vio involucrada una compañera reportera, nos coloca en una realidad ineludible, que lamentablemente, pareciera que hay más privilegios para las minorías. Reconocemos que en el caso de los indígenas, históricamente se han cometido muchos atropellos, pero no puede ser que en pleno siglo XXI las leyes sigan clasificando y otorgando privilegios a comunidades que se erigen como indígenas, cuando ni siquiera hacen algo por mantener su lengua madre o las verdaderas tradiciones que les regían como grupo étnico.

Es cierto que el derecho consuetudinario está basado en la tradición y costumbres, este se rige por la costumbre hecha ley, y es aplicado en el derecho no escrito. En los principios generales del derecho se aplican las normas legales y consuetudinarias, si bien toda concepción del derecho se sustenta en último término en las tradiciones, valores, costumbres y convencionalismo de la sociedad que lo crea, de alguna forma está ligado al derecho natural, nos dice Héctor Gómez Peralta en su trabajo sobre los Usos y Costumbres en las comunidades de los Altos de Chiapas.

Y es que, lamentablemente México es un país arraigado en sus usos y costumbres, en prácticas aun barbarías. Es importante razonar y concientizar si esas costumbres nos ayudan a la construcción o destrucción nacional, si estamos avanzando con los derechos de las mujeres, contra el machismo ya que este está respaldado por los usos y costumbres. Es evidente que, los usos y costumbres son rutinas que van volviéndose interactivas socialmente, pero no forman parte de un gobierno igualitario y de la organización total de un país, únicamente en algunas partes, rompiendo con esto las leyes que rigen nuestro país y contradicen la misma constitución.

Los usos y costumbres se fundamentan en el artículo dos de la Constitución Política De Los Estados Unidos Mexicanos que a la letra dice: la nación tiene una composición pluricultural sustentada originalmente en los pueblos indígenas. Párrafo 3. Son comunidades integrantes de un pueblo indígena aquellas que formen una unidad social, económica, cultural asentadas en un territorio y que reconocen autoridades propias de acuerdo con sus usos y costumbre. Según especialistas, en este último párrafo es a donde se sustentan los abusos y costumbres, ya que en algunas partes del país las mujeres son vendidas, por ejemplo en Chiapas, ocupa el segundo lugar en matrimonios forzados, se da mucho en las zonas altas, las mujeres son intercambiadas por dinero, animales o despensa, las niñas de 11 y 12 años son forzadas al matrimonio de palabras, con hombres hasta de 40 años, donde las usan para ser esclavas sexuales, trabajo doméstico y cuando ya no las quieren las vuelven a vender, a esto se le llama esclavitud la cual ya quedo abolida.

Hay comunidades en donde basados en ese margen de abusos y costumbres, cambian a niñas por cartones de cerveza, hatos de bovinos o hasta en apuestas de juegos al azar.

En Morelos, si recordamos, durante la legislatura anterior y en un hecho que se trató de mostrar como un acto de justicia para los pueblos originarios locales, se decretó la creación de tres municipios indígenas (Xoxocotla, Coatetelco y Hueyapan), no obstante, persisten comunidades que abusando del distintivo “indígena” erigen su propia autoridad, muchas veces por encima de la propia Constitución.  Durante décadas por ejemplo, en Tejalpa, en el municipio de Jiutepec, bajo una supuesta identidad indígena, los integrantes del Comisariado Comunal han vendido un gran porcentaje de lo que era la Reserva, hoy reducida a Parque Ecológico de El Texcal, y del mismo modo podríamos hablar de diferentes casos en casi todo el territorio morelense.

No obstante, hoy nos corresponde exponer el caso de Ocotepec, una comunidad enclavada al norte de la ciudad capital en donde se presumen indígenas, pero hace años que no hay un solo hablante de lengua materna, por ejemplo, en tanto que al igual que Tejalpa, en los últimos 30 años se han dedicado a invadir el Cerro del Chichinautzin, con fines eminentemente de lucro. Pero eso no es lo más grave, en Ocotepec, ha aumentado la violencia y la inseguridad, justamente por la ausencia de autoridad, porque no puede entrar ningún grupo policiaco, por encima de la llamada Ronda, que es en sí, la principal y máxima autoridad para los lugareños. Es justamente la Ronda y sus comandantes, quienes después de que los comuneros venden lotes, se encargan de pasar a cobrar cuotas para las festividades católicas y cuanto se les ocurra, a quienes tuvieron la osadía de asentarse en ese lugar.

Del mismo han proliferado las llamadas “chelerías” y bares en esa franja sin ley, en donde las muertes violentas, relacionadas con la venta y consumo de droga, no han podido ser controladas por la llamada Ronda, que pareciera más cómplice que persecutora de la ilegalidad.

En fin, las autoridades locales y federales tienen una tarea nada sencilla en ese tipo de comunidades en donde por los abusos y costumbres, hay vacíos de autoridad y como consecuencia altos índices de inseguridad.

A continuación expones la denuncia de nuestra compañera reportera, quien además teme por su seguridad, tras los hechos que a continuación citaremos: “Nunca había tenido la experiencia de conocer a “La Ronda de Ocotepec”, hoy me tocó. La experiencia fue fatal, unas amigas, dos mujeres y una adolescente, tuvieron un hecho de tránsito él cuál ya había quedado resuelto a través del Seguro Automotriz, bueno pues llegaron estas personas encabezadas por un tal Fernando Romero, mismo que se autonombra “Comandante”, se pidió auxilio a un agente de tránsito, mismo que había dicho que ya los hechos quedaron finiquitados; se pidió también apoyo a una patrulla de la CES la cual se deslindó completamente.

Nunca me acredité como Prensa en respeto a mi profesión, ellos me acusaron de prepotente, quienes me conocen saben que nunca actúo así. El caso es que liberaron a las mujeres hasta en tanto pagaron una “multa” de $1,200.00 para que el auto en cuestión no fuera remitido a la Ayudantía. Dejo esto con el fin de que quede como antecedente por si en lo consecuente esté sujeto de nombre Fernando Romero e integrantes de La Ronda de Ocotepec, tomarán alguna acción contra mi ya que hubo palabras que hicieron temer por mi integridad. Agregó que el hecho fue en avenida Paseo del Conquistador, COLONIA MARAVILLAS a una cuadra de Walmart, por si tiene un altercado en la Zona saben que estas personas llegarán”.

Anteriores

23 de Agosto de 2019
23 de Agosto de 2019
22 de Agosto de 2019
21 de Agosto de 2019
20 de Agosto de 2019