Corrupción arraigada

EDITORIAL
Corrupción arraigada
Editorial
Sep 11 2019 - 12:01

Con todo lo que ha estado sucediendo en los últimos días, con protestas por la supuesta suspensión de apoyos otorgados a través de programas federales, la persistencia del huachicol y la denuncia reciente de la infiltración del Tribunal Superior de Justicia de Morelos por parte de la delincuencia organizada, como sucede en muchos otros estados del país, nos vuelve a colocar en el centro de atención, que el principal problema de nuestro país sigue siendo la corrupción.

En junio pasado fue publicado por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad,  el estudio “Los Mexicanos Frente a la Corrupción y a la Impunidad Perspectivas y Prospectivas 2019” en su primera edición, en el que sostiene que “a pesar de que la corrupción se percibe como uno de los principales problemas del país, hay una mayoría de ciudadanos sin precedentes que cree que puede ser eliminada y, además, tienen altas expectativas: 52% de los mexicanos creen que la corrupción disminuirá en los próximos 12 meses.

Del mismo modo, el trabajo realizado por la unidad de Investigación Aplicada de la organización, establece que “el hartazgo con la corrupción ha encontrado eco en el mensaje de Andrés Manuel López Obrador, lo que se refleja en una tasa de aprobación de 78%, que si hoy fuera la elección para la revocación de su mandato, permanecería en el cargo y en que la intención de voto por su partido político es incluso más alta de la que tuvo en las elecciones de 2018”.

Todos estos hallazgos apuntan a la necesidad de una estrategia nacional que vaya más allá de las declaraciones y acciones aisladas, que permitan conjuntar la voluntad presidencial, la esperanza ciudadana y las acciones institucionales para permitan modificar los incentivos y estructuras más allá de una administración. Igualmente, es necesario recordar que una gran cantidad de escándalos de corrupción han surgido de los gobiernos locales. El titular del Poder Ejecutivo federal actual es considerado una persona honesta por dos terceras partes de los ciudadanos, pero la situación es completamente diferente en los otros órdenes de gobierno.

En general, los gobernadores y los gobiernos municipales son percibidos como más corruptos, por lo que una estrategia que no contemple una profunda reforma en las reglas y en la operación diaria de éstos será insuficiente para disminuir la corrupción, y su percepción, en la mayoría de los ciudadanos, se determina.

 


Anteriores
Nov 21 2019 - 12:46
Nov 21 2019 - 12:44
Nov 16 2019 - 12:43
Nov 13 2019 - 11:34
Nov 12 2019 - 12:38