Piso parejo

 | Columnas

jueves, 17 de octubre de 2019
Imagen de David Alanis
MIRADOR 21
Piso parejo
Por  David Alanis  9 de Octubre de 2019, 08:43 am

“No hay voluntad ni el ánimo de sesionar como se debe y de la manera correcta” fue la contundente declaración del todavía presidente de la Mesa Directiva de la 54 Legislatura local, Alfonso de Jesús Sotelo, quien reconoció que literalmente el congreso morelense se encuentra estancado. Prácticamente, como lo hemos venido comentado, ya cumplimos un mes una semana sin que nuestros diputados celebren una sola sesión ordinaria. Es decir que, sin grandes resultados e incluso muchas veces algunos de ellos, sin presentarse al recinto legislativo, siguen recibiendo el salario que pagamos todos los morelenses. Ese si no ha sido cortado, suspendido o fragmentado; es si llega completo y sin retraso, pues de lo contrario seguramente los legisladores ya estarían protestando por ello.

Pero, entonces ¿qué hacemos los ciudadanos frente a la parálisis legislativa? Por ejemplo, si usted y yo nos retrasamos una semana en el pago del servicio de agua potable o energía eléctrica, de inmediato llegan las cuadrillas del organismo operador de agua o de la Comisión Federal de Electricidad a cortarnos el suministro y no lo restablecen hasta que paguemos por completo la deuda. Algo más, si nos retrasamos en el pago de nuestros impuestos o en la declaración e ingresos ante hacienda, de inmediato hay requerimientos y sanciones. Ahora bien, si usted y yo somos empleadores y nos tardamos un solo día en el pago de las contribuciones al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), al siguiente día ya tenemos un notificador con un requerimiento y por qué no, hasta con una multa.

Lo que tratamos de explicar es que, si la base de contribuyentes, que además hay que decirlo poco ha crecido y por años somos los mismos, los que sostenemos al país con nuestros impuestos-, nos retrasamos en el cumplimiento en el pago de servicios o cargas impositivas, hay una reacción casi inmediata de la autoridad y ello implica incluso sanciones económicas, pero cuando los servidores públicos o representantes populares que reciben un salario altamente deseable que se paga con nuestros impuestos,  se retasan en sus labores o de plano, por sus intereses personales o de grupo, se abstraen de sus labores, no sucede nada. Es decir, que todo pareciera que los ciudadanos estamos en un estado de indefensión, porque si presionáramos a diputados, presidentes municipales o funcionarios públicos de cualquier nivel, literalmente nos ignorarían.

Por eso, para estar en igualdad de circunstancias, seguimos insistiendo en que se hagan las adecuaciones necesarias a la Ley de Participación Ciudadana del estado, de modo que la sociedad organizada pueda actuar en consecuencia con la falta de resultados de las autoridades, del tipo y del nivel que sean, porque al final de cuentas si hablamos de un estado democrático, todo debiese girar en torno a que el poder radica justamente en el pueblo.

Entendemos que para aquellos que han nacido, crecido y se han reproducido en y gracias a la política, les resulta incluso una ofensa pensar en lo anterior, porque al final de cuentos muchos de ellos han logrado sus posiciones, por el sólo hecho de pertenecer o aliarse a hordas de bandidos que han hecho de la política su modus vivendi, altamente rentable, aunque en años no hayan logrado un solo beneficio para el estado que les ha mantenido durante años. Por eso, todos coludos o…


Anteriores

16 de Octubre de 2019
15 de Octubre de 2019
12 de Octubre de 2019
11 de Octubre de 2019
10 de Octubre de 2019