Reconocer a doña Rosario

 | Columnas

jueves, 17 de octubre de 2019
Imagen de Julio Hernández López
ASTILLERO
Reconocer a doña Rosario
Por  Julio Hernández...  9 de Octubre de 2019, 08:55 am

Los fantasmas de Calderón // Cancela visita al Tec // Adiós a M-M, sin causa grave

 

Por más esfuerzos que hace Felipe Calderón Hinojosa, los fantasmas de su pasado funerario le impiden asumir la condición de normalidad política y cívica que pretende adjudicarse a través de varios artificios, entre ellos el de construir un partido y regresar a la política electoral y al poder por vía conyugal o propia.

La más reciente reaparición de esos fantasmas le ha sucedido en tierras regiomontanas, con resonancia en el país entero. La sociedad de alumnos de la escuela de derecho del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (conocido este instituto como el Tec), en el propio campus Monterrey, invitó al mencionado Calderón Hinojosa a dar la primera conferencia de un simposio que anualmente congrega a figuras del ejercicio jurídico. Como si nada, quien ocupó la silla presidencial durante seis años inaugurales de la llamada guerra contra el narcotráfico programó impartir cátedra sobre la nueva economía del clima. Como si nada, la institución donde en 2010 fueron asesinados (por militares) y estigmatizados (por el gobierno encabezado por el mencionado Calderón) dos de sus estudiantes de posgrado abrió sus puertas al personaje que así habría de regresar a la escena del crimen bajo un discutible y endeble disfraz académico.

Como pudo haber previsto cualquiera que tuviera una mínima noción de la historia del calderonismo, la presencia del político nacido en Michoacán fue ampliamente repudiada, mediante recolección de firmas en su contra, comentarios en redes sociales y activismo de parte de la comunidad de ese campus del Tec. Finalmente, el impulsor de un partido denominado México Libre canceló su participación en el simposio antes mencionado.

Pero ha pretendido justificarse en el hecho de que la madre de uno de los jóvenes asesinados (Rosa Elvia Mercado, madre de Jorge Mercado) se opuso a la citada visita y, por tanto, ese hecho le hizo entrar en una reflexión y disposición al diálogo que no había mostrado en más de nueve años pasados desde que su administración protegió a los militares ejecutores de los dos jóvenes estudiantes. Cual si las cosas hubieran sucedido horas atrás o apenas se hubiera enterado de ellas, Calderón dijo considerar de la mayor importancia atender esta opinión de la señora Mercado, pues para él es fundamental respetar ese dolor, independientemente de que haya quien utilice esta circunstancia con propósitos mediáticos y políticos. Presuroso como nunca, deseoso de atender hoy, entre el escándalo que provocó su intención de poner pie en el citado campus, lo que durante nueve años ha desdeñado, el ocupante de Los Pinos de 2006 a 2012 dijo que buscará reunirse con la madre de Jorge.

Otra madre de un joven victimado ha sido elegida por unanimidad por los senadores para recibir la medalla Belisario Domínguez, cuya valía y significado no han podido ser abatidos por la entrega en años anteriores a personajes absolutamente adversos al sentido de la presea en mención. Doña Rosario Ibarra de Piedra ha sido un ejemplo persistente de lucha por la aparición con vida de jóvenes que fueron secuestrados, torturados y presumiblemente asesinados por fuerzas del Estado mexicano. En el caso de Jesús Piedra Ibarra, hijo de doña Rosario, partícipe de movimientos que con las armas en la mano trataron de cambiar un sistema que les parecía absolutamente injusto.

Al ser acusadas de delitos, tales personas debieron ser sometidas a juicios que decidieran su culpabilidad o inocencia, pero los gobiernos en turno decidieron en aquellos años oscuros aplastar a los insurrectos sin dejar huella, desapareciendo a guerrilleros y opositores en general. De ahí la lucha de madres de desaparecidos que denunciaron y presionaron a las pétreas autoridades incluso cuando ese tipo de protestas significaban grave peligro.

Y, mientras el Senado aprobaba por una gran mayoría la renuncia del ministro Eduardo Medina-Mora, sin esclarecer la causa grave de esa dimisión, tal como lo requiere el artículo 89 constitucional, ¡hasta mañana!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

juliohdz@jornada.com.mx


Anteriores

16 de Octubre de 2019
15 de Octubre de 2019
10 de Octubre de 2019
9 de Octubre de 2019
4 de Octubre de 2019