Movi-mientos

MIRADOR 21
Movi-mientos
David Alanis
Nov 28 2019 - 13:52

En nuestro país, a partir de los años sesenta proliferaron movimientos sociales diversos: estudiantiles, pro derechos humanos, ecologistas, feministas, entre otros. A pesar de su heterogeneidad todos ellos se pueden considerar fenómenos de acción colectiva que han reclamado la atención de numerosos especialistas: sociólogos, politólogos, psicólogos sociales, historiadores, etc. Los movimientos sociales han ido cristalizando a medida que quedaban obsoletas otras formas de organización.

También favoreció la emergencia de estos movimientos la pérdida de capacidad del marxismo para transformar la sociedad. Como dice Verdaguer (1993, 66-67), la expresión "movimientos sociales" es heredera directa del concepto "movimiento obrero" y lo que se pretendió desde el punto de vista teórico fue preservar en dos aspectos el modelo  dominante de interpretación de la sociedad y de los fenómenos de cambio social: 1) la concepción de la transformación social como un proceso lineal y de "progreso"; 2) la creencia en un "sujeto de transformación social" que se halla en una situación privilegiada para convertirse en motor del cambio, siempre que posea una teoría global de lo social que le permita desvelar las claves de la transformación.

Sea como fuere, el concepto "movimientos sociales", a diferencia del movimiento obrero, no ha tenido nunca una definición unívoca, lo que ha llevado a aplicarlo con gran amplitud para los distintos fenómenos sociales cuyo denominador común es el carácter de "movimiento", en el sentido de "voluntad de transformación social", verbigracia, movimiento ecologista, movimiento feminista, movimiento pacifista, movimiento campesino, movimiento estudiantil, movimiento ciudadano o vecinal, movimiento "squatter", entre otros, que describen experiencias, teorías y agrupamientos sociales en torno a determinadas ideas-fuerza.

La expresión "movimientos sociales", pues, aglutina fenómenos sociales complejos y heterogéneos caracterizados por el pensamiento y la acción sobre la realidad, con la pretensión de transformarla. Las ideas y praxis de estos movimientos son muy variadas y, por lo mismo, difícilmente encasillables.

Según los expertos, las formas de acción más características de los movimientos sociales son la interrupción, la obstrucción o la introducción de incertidumbre en las actividades de otros. Habitualmente se realiza una acción directa disruptiva contra las elites, las autoridades u otros grupos culturales. Los movimientos recurren al desafío colectivo para mantener el interés de los seguidores, conseguir nuevas adhesiones, hacer valer sus exigencias y llamar la atención de los oponentes y de terceras partes.

En Morelos hubo una época de oro de movimientos sociales, que en los setenta y ochenta fueron mayoritariamente laborales. Fue justamente en coincidencia con el “boom” de la industria textil y el arranque de la industria automotriz. Movimientos que con el paso del os años pasaron de lo social a lo político, pues al final de cuentas, muchos de los sindicatos surgieron desde las entrañas de los partidos políticos.

Hoy en Morelos los dos o tres movimientos sociales que por todo asoman la “jeta” por todos lados, son encabezados por liderazgos que literalmente “se venden a al mejor postor” por lo que el grueso de la población ya no ve a los movimientos sociales como una alternativa real para exigirle a las autoridades demandas justas. Pocos son los movimientos que tienen un propósito genuino, que buscan mejorar las condiciones de la sociedad, pero sobre todo que logren presionar a las autoridades a hacer lo mínimo que les corresponde. Hoy los movimientos sociales de nuestra entidad, lamentablemente se limitan a intereses económicos y políticos, no más…

 

Anteriores
Ene 18 2020 - 14:32
Ene 13 2020 - 22:39
Ene 11 2020 - 14:02
Ene 8 2020 - 22:42
Ene 8 2020 - 09:03