Pobreza y pandemia

MIRADOR
Pobreza y pandemia
David Alanis
Abr 24 2020 - 00:24

“Cierto hay arbitrariedades, represión social nos mandan a nuestras casas y sin tener que comer; corren ala gente con altavoz y dicen que nos sancionarán si insistimos en salir, esto lo están haciendo en los mercados donde la población acude por el alimento; lo hacen con amenazas .el presidente dice que no habrá represión y la hay por los policías que deberían de protegernos… Hagan algo por favor, gracias” Este es uno de tantos mensajes que recibimos todos los días en nuestra redacción, de ciudadanos que se encuentran en una disyuntiva, entre la necesidad de comer y las amenazas constantes de presidentes municipales, que piensan que la represión social es su única alternativa para el confinamiento ciudadano.

Tal como lo publicó La Jornada en su edición de ayer, 265 millones de personas podrían sufrir de hambre en 2020, es decir casi dos veces más que en 2019, debido al impacto económico de esta crisis sanitaria. Unas 135 millones de personas en 55 países experimentaron inseguridad alimentaria en 2019, según el informe sobre crisis alimentaria 2020 presentado de forma conjunta por la Unión Europea (UE), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PAM).

Se trata de la cifra más alta registrada en los cuatro años de existencia de este documento, y el aumento de la inseguridad alimentaria está provocado principalmente por los conflictos armados –en particular en la República Democrática del Congo y Sudán del Sur– y a la creciente gravedad de la sequía y las crisis económicas en Venezuela, Haití, Pakistán y Zimbabue. El aumento de 22 millones de personas en relación con 2019 refleja la inclusión de nuevos países en la lista. Si la comparación se limita a las 50 naciones que figuran en el informe de este año y del anterior, el número de personas en crisis alimentaria subió 11 millones de personas, hasta 123 millones.

La situación podría empeorar con la pandemia del nuevo coronavirus, advierten los autores del informe, sobre todo en los 55 países más vulnerables, que tienen una capacidad muy limitada o nula para hacer frente a los aspectos sanitarios o socioeconómicos de esta crisis. Además, el Covid-19 podría hacer que aumenten los niveles de inseguridad alimentaria aguda en los países que dependen de las importaciones de alimentos, el turismo y las exportaciones de petróleo, alertan, en momentos en que el oro negro registra un desplome histórico.

En este sentido, con una caída del PIB del 7 por ciento, para 2021 se estima que la población en pobreza será de 60.2 millones de personas, 14.2 por ciento más de los que hay actualmente, indica Genaro Aguilar, investigador de la Escuela de Economía del IPN. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social estimó a 2018 que 52.4 millones de personas, el 41.9 por ciento de los mexicanos, vivían en pobreza.

Aguilar detalla en un análisis que de acuerdo con cálculos recientes, aumentará el número de personas en pobreza y hambre en el país derivado de la contingencia por el Covid-19 y otros factores. Considera que los estados en los cuáles crecerá menos el porcentaje de personas en situación de hambre son Veracruz, donde se prevé un aumento de 11.1 por ciento; Zacatecas, 11.7 por ciento y Michoacán, 12.4.

Ahora bien, vemos desde hace algunos días las determinaciones arbitrarias de los municipios, pero no conocemos que alguno de ellos haya presentado un plan integral de alimentación y de recuperación económica posterior a la pandemia. Seguramente saldrán a decir que esa es competencia del gobierno federal y hasta del estatal, pero entonces ¿sancionar e imponer multas si es lo suyo, pero ayudar a sus gobernados no verdad?

Anteriores
Sep 9 2020 - 12:20
Sep 7 2020 - 13:27
Sep 2 2020 - 15:57
Ago 31 2020 - 11:55
Ago 26 2020 - 12:20