El sismo despertó conciencias y la fe

Para el sacerdote Eduardo Treguer Jiménez el sismo generó nuevas oportunidades de ver la vida. En las imágenes algunas iglesias que sucumbieron
 Foto: 
Especial
El sismo despertó conciencias y la fe

Para la Iglesia católica el temblor "resucitó" a toda la gente; "No fue un castigo de Dios"

Por 
Mónica González
18 de Septiembre de 2019 07:27 pm

A dos años del terremoto del 19 de septiembre del 2017, el miedo se acentúa. La gente acude con mayor frecuencia a las iglesias para pedirle a Dios que no vuelva a "castigarnos" con otro movimiento telúrico y ello ha llevado a que la fe, desde entonces, haya despertado con mayor fuerza.

Regresó la fe

Aun cuando las campanas de las parroquias siguen en silencio por el daño estructural que recibieron 259 monumentos históricos, para la Iglesia católica el temblor "resucitó" a toda la gente y generó nuevas oportunidades de ver la vida.

Y es que a pesar de estar más "cerca del cielo o de Dios", por su formación teológica, los sacerdotes reconocen que también tienen miedo a los sismos, pero dejan en claro que no fue un castigo de Dios sino un llamado para "despertar".

El sacerdote Eduardo Treguer Jiménez, encargado de la dimensión de Bienes Culturales y Arte Sacro de la Diócesis de Cuernavaca y enlace interinstitucional entre el INAH  y la Catedral, contó su historia para La Jornada Morelos.

El párroco dijo que el día del sismo se encontraba en un centro comercial de Cuernavaca. Ahí sintió el movimiento telúrico y como todos, asumió las medidas preventivas ya conocidas.

Posterior a ello, le comenzaron a llegar algunos mensajes de texto donde le avisaban que se había caído la Catedral en una notable confusión de datos.

Una de las personas que le llamó llorando fue el sacristán de la parroquia de Tehuixtla donde estaba asignado en ese entonces y quien sin poder hablar del susto, le avisó que la Iglesia había tenido daños, a lo cual sólo se limitó a pedirle que le dijera si no había personas adentro y que no había pasado nada.

Y es que el padre mencionó que la comunidad de Tehuixtla es de fe, de gente de tradición y como tal siempre hay alguien en la Iglesia, por lo que la única respuesta que recibió es que el templo se había cuarteado y había una barda derrumbada.

Su trasladado a esa zona fue de más de tres horas por el caos que el sismo había generado, una vez que también se había caído el puente de la autopista de Xochitepec y por tal motivo tuvo que ser desviado en su camino.

"Cuando llegué a mi Iglesia entré en un estado de shock. No sabía que había pasado porque todavía en la mañana oficié misa y ya en la tarde el lugar estaba casi destruido, pues la cúpula se partió en gajos y se movió la estructura sin que hubiera desplome o pérdidas humanas".

En ese momento el sentimiento fue de melancolía, al saber que la Iglesia, que es el encuentro de la gente, de la celebración, el lugar donde se viven muchas emociones desde la alegría del bautismo hasta la tristeza del funeral y la esperanza de la boda, había sufrido daños.

No fue castigo divino

El padre reconoce que es difícil preguntarse por qué o para qué sucedió este hecho. Hoy en día reconoce que son preguntas sin respuestas. Sin embargo asegura que no fue "porque Dios así lo quiso, ya que fue claro al citar que Dios no quiere el sufrimiento de su pueblo o de su gente ".

Lo que sí dejó en claro es que todo en la vida se convierte en una oportunidad.

A veces hay que movernos para despertarnos, dijo, incluso mencionó que mucha gente llegó a decir que por pecadores se cayeron las iglesias católicas.

Sin embargo reconoció que desde hace dos años no ha necesitado de las campanas para que la gente llegue a la celebración y si se habla de estadísticas hasta subió la asistencia de la gente sin que se conozca si es por temor a Dios u otra cosa.

"Si este movimiento y la situación que se generó sirvió para reflexionar, es una oportunidad grande porque se despertaron muchas cosas a nivel social como es la solidaridad y despertar a una generación como son los millennial enfrascada y agachada en las redes, lo que hizo que se enfrentarán a su realidad.

Dejó muy en claro que el terremoto,  no fue un castigo de Dios y quien piense así es por el eco de la conciencia de cada persona. De lo que se trata, insistió, es de darse cuenta de lo que cada quien está haciendo en el mundo, a su alrededor y con su familia.

Emergieron vestigios arqueológicos

Bajo el argumento de que todo es una nueva oportunidad, el sacerdote informó que derivado de estos daños en algunos templos, han estado saliendo nuevos vestigios arqueológicos, ya que al ir buscando entre los escombros, se ha detectado pintura mural que no estaba, se han descubierto imágenes prehispánicas como sucedió en San Pedro Tlalmimilulpan en Tetela del Volcán, se descubrió una Tonantzin en una capilla y una pila bautismal de la época prehispánica.

"Ha habido cosas nuevas y eso nos ha puesto a pensar, así como a revalorar en el uso que le están dando a los inmuebles porque algunos son casa parroquial y hoy en día se tiene que pensar en otra forma de uso", dijo.

A dos años las iglesias ya tienen protocolos por parte de la Pastoral Social en la asociación Caritas y en coordinación con Protección Civil y el mismo INAH.

Hoy en día siguen las restricciones de no usar cohetes en las iglesias por el estruendo, no usar las campanas en algunas iglesias,  hay pueblos que hacen las fiestas y lo necesitan pero se les ha dicho que no. Todo es complicado porque el pueblo dice que sí y la Iglesia no, refirió.

Iglesias tardarán dos años más en estar listas

A dos años del sismo y en el catálogo de monumentos históricos hay un registro de 259 monumentos históricos de los cuales el 98 por ciento son Iglesias y algunas haciendas, así como el Museo de Cortés.

De los 259 que están bajo la custodia de la Diócesis de Cuernavaca,  hasta la fecha hay un total de 106 inmuebles ya entregados, en tanto que hay algunos que ya están finalizados, pero todavía no se hace una entrega oficial por los diversos procesos administrativos.

El encargado de esta área reconoció que la cuestión  de los recursos económicos ha sido complicada pero con todo y ello las empresas han estado trabajando.

Las iglesias con daño severo se registraron en los inmuebles de mayor valor, es decir, la mayoría de los Conventos del siglo XVII como son los ubicados en la ruta de los Conventos y del volcán, en donde de los 14 conventos que existen de esa época, 11 están en el estado y dos en Puebla y uno en Amecameca.

El daño más común fue en los campanarios las cúpulas y bóvedas de los inmuebles, no tanto en las paredes.

El trabajo que se realiza en los inmuebles es quirúrgico, minucioso  detallista, porque no se trata de arreglar una barda sino que el mismo inmueble pide que las cosas sean lentas.

Lo cierto, es que las iglesias resultaron más dañadas porque son monumentos muy antiguos que con el uso se van desgastando y requieren de un cuidado mayor.

"Qué bueno que fueron las Iglesias las dañadas, porque así se tuvo una mayor oportunidad de descubrir nuevos elementos de fe, de valorar lo que se tiene y valorar nuestro patrimonio", expuso el párroco.

Por lo que hace al tiempo que todavía tardará para tener al cien todas las parroquias afectadas desde hace dos años, mencionó que todavía pasarán dos o tres años más, sobre todo en aquellas como la Catedral y la iglesia de Santiago Apóstol de Jiutepec

El sismo dejó enseñanzas

A dos años de este lamentable episodio de vida, para el sacerdote, este hecho fue una enseñanza y un aprendizaje en la vida; fue una oportunidad de poder estar bien y de valorar la existencia y el cada día.

Dijo que lo que se despertó fue la fe y todo aquello que se va adormilando en nuestro camino y también es una oportunidad de estar más de cerca con el prójimo y con el que necesita.

Lo más importante, insistió el párroco, es hacerle entender a la gente que los sismos, unieron a un pueblo y que hoy en día si todavía no tocan las campañas en la mayoría de ellas, eso no quiere decir que nunca más se tocarán sino que es un proceso que llevará un tiempo porque las campanas tendrán que sonar y si no suenan, se tendrá que aprender a vivir con ello y de todos modos responder a la fe.

El sacerdote Eduardo Treguer fue cambiado hace un año a la iglesia de Acatlipa. Hoy desde ahí sigue trabajando para que la gente no tenga miedo y llegue al 19 de septiembre tranquilo y en paz, confiando en que las cosas siempre suceden por algo, pero nunca pensando en que es un castigo divino.

 


Más de Sociedad y justicia
16 de Octubre de 2019

La Coordinación Estatal de Protección Civil calificó como normal la actividad de los últimos días del volcán Popocatepetl, sin embargo insistió en la necesidad de asumir las medidas preventivas que de manera permanente se han dado a conocer y sobre todo prevenirse por la caída de ceniza que se...

16 de Octubre de 2019

Este jueves, los trabajadores de la educación agremiados a la Sección 19 del SNTE podrán participar en los Diálogos Permanentes con el objetivo de elaborar una Propuesta Pedagógica en el marco de la Estrategias Nacionales derivadas del decreto por el que se reforma, adicionan y derogan los...

15 de Octubre de 2019

El ayuntamiento de Cuernavaca realizó el pasado fin de semana un operativo en bares ubicados sobre la avenida Universidad, luego de que vecinos de la zona se quejaron del alto ruido que ahí se generaba, además de la presencia de menores de edad y de las medidas de seguridad. Producto de esta...

15 de Octubre de 2019

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Ángel Adame Jiménez, indicó que las autoridades de los municipios han hecho poco en cuanto a sus responsabilidades para el desarrollo económico y turístico, principalmente Cuernavaca, esto no abona a mejorar la situación económica.

...

15 de Octubre de 2019

Anuncian el décimo Hackathon, en el estado en el que participarán más de 300 universitarios en más de 10 instituciones públicas y privadas de los estado de Morelos, Puebla e Hidalgo el 18 y 19 de octubre, éste año los retos serán trabajar en temas de transparencia, las inscripciones aún están...